Seguimos con DADA 1916

Paris, marzo de 1915
Aparecieron cinco números de Maintenant, entre 1912 y 1915, y Cravan los vendía él mismo por la calle en un carrito de verdulero, especialmente a la salida del hipódromo Gaumont, en la plaza Clichy. Muy pronto Cravan consiguió tener «mala fama» por sus ataques de francotirador dirigidos con la máxima fuerza contra todas las dianas del espíritu moderno. No se salvaron de ellos ni André Gide en la famosa entrevista que se publicó en el número 2 de Maintenant de julio de 1913, ni Apollinaire, que, ofendido, le mandó a sus testigos, ni Marie Laurencin, en sus comentarios tan detallados como mordaces sobre los pintores que exponían en el Salón de los Independientes: «[...] el arte no es una pose infantil ante el espejo [...] La pintura es caminar, correr, beber, comer, dormir y hacer las necesidades.»
Dossier de prensa de la exposición en el Museo Picasso, 25 de octubre de 2017 «Arthur Cravan, Maintenant?»


Barcelona, Maison Dorée (Plaza Catalunya,7), primavera 1916, Arthur Cravan, sentado (Fabien Avenarius Lloyd) y Jack Johnson, de pie a su lado (Arthur John Johnson).
Jack Johnson, apodado “El Gigante de Galveston” tiene el honor de haber sido el primer negro Campeón Mundial de los pesos pesados (1908-1915),  conquistó el título mundial el 26 de diciembre de 1908, cuando peleó contra el campeón mundial Tommy Burns en Sydney, Australia, tras haberlo seguido alrededor del mundo, sin cesar de solicitarle un combate por el título. La pelea fue detenida por la policía en un recinto que presentaba un lleno absoluto .El título fue a parar a manos de Jack Johnson después de que los jueces le dieran la victoria por K.O. técnico. Durante la pelea Johnson se mofó de Burns y la gente que le acompañaba en la esquina del ring. Cada vez que Tommy Burns iba a caer a la lona Jack Johnson le sujetaba impidiéndolo, para acto seguido continuar golpeándolo. 
Tras la victoria de Johnson sobre Burns, las muestras de racismo contra Johnson se acrecentaron tanto que incluso el escritor Jack London solicitó la llegada de "La Gran Esperanza Blanca" que rescatara el título de manos de un negro como Johnson.
Y así, en 1913, fue detenido, acusado de atravesar con una mujer por la frontera del estado "con propósitos inmorales". Johnson fue sentenciado a la máxima pena, un año de cárcel. Huyó del país antes de entrar en la cárcel y siguió boxeando en el extranjero durante 5 años, 
En 1915 perdió el campeonato del mundo en la Habana, en Europa peleó en Barcelona con el poeta boxeador  Arthur Cravan, que ganó por KO en el séptimo asalto, aunque pudiera haberlo ganado en los primeros segundos del primer asalto.
Cuando regresó a EE.UU. cumplió la pena y recientemente fue objeto de una campaña para que Barak Obama, antes de dejar la Casa Blanca, anulara la sentencia de un tribunal racista que le movió a huir de EE.UU. en 1913, pero Obama no le perdonó.
Cravan editó entre 1912 y 1915 la publicación Maintenat que despotricaba contra todo y todos, editada, escrita y distribuida por él mismo. Cuando empezó la guerra mundial vino a España con su hermano Otho Lloyd y Olga Sacharoff, esposa de Lloyd (entre diciembre de 1915 y diciembre de 1916). En Barcelona daba clases de boxeo en el Club Marítimo y retó a Johnson a una pelea, que se celebró en la plaza de toros Monumental el día de Sant Jordi, 23 de abril de 1916, hay que tener en cuenta que no había mucha afición al boxeo en Barcelona, con poca entrada y gran enfado del público que abochornado veía como a pesar de su tamaño y peso le faltaba entrenamiento y desde el primer minuto estaba derrotado.
Conoció a Picabia y los ilustres exiliados que vivían en Barcelona procedentes de media Europa.

París, 26 de mayo de 1920
Velada Dada en la Sala Gaveau con un guion de Tzara. Los anuncios  previos habían prometido que los dadaístas iban a cortarse el pelo en escena, estaba previsto la Sinfonía de Vaselina de Tzara interpretada por veinte personas (Breton odiaba la música y más interpretar a Tzara), unas piezas de Ribemont-Dessaignes y The American Nurse de Picabia, que constaba de “tres notas repetidas hasta el infinito”, estaba previsto un combate de boxeo sin dolor y al final se mostraría el sexo de Dada. No habían ensayado nada, ni ellos mismos se creían lo que estaban haciendo, ni siquiera se cortaron el pelo. El público quedó horrorizado y tiró tomates y huevos al escenario, la familia Gaveau, acostumbrada a escuchar a Bach en su impresionante órgano se quedó en blanco. Todo París estaba en la sala, la velada Dada parecía una obra de aficionados con “algunas obscenidades escatológicas que parecían recitadas por escolares, unos muchachitos pálidos” (según el crítico de L’ Echo de París). Todos se empezaban a cansar de Tzara, Max Jacob le llamaba “Tzara Thoustra”, Arp lo apodó el Tzar (“zar”) Tristan, Bretón quería el mando de la cosa.

De izquierda a derecha: Tristan Tzara, André Breton, Céline Arnauld, Paul Dermée, Philippe Soupault, Paul Eluard, Georges Ribemont-Dessaignes y Benjamin Péret.


Galeria Dada (antigua  Galerie Coray), Zurich, marzo 1917.
Hans Arp conoció a Sophie Taeuber un año antes del Cabaret Voltaire en la inauguración de una exposición de “Tapices, bordados, pinturas y dibujos modernos” en Zurich, ella era profesora de la Escuela de Artes Aplicadas y bailarina de la Academia de Rudolf Laban. Cuando Sophie bailaba “la ternura inefable de sus pasos hacía olvidar que sus pies tocaban el suelo; lo único que quedaba era un cuerpo que se elevaba y se deslizaba”.  Aquí la vemos en la inauguración de la Galería Dada con una máscara de Marcel Janco (cuentan que pintada con sangre de buey) y un disfraz diseñado por Hans Arp, bailando los versos que va soltando Hugo Ball;  “Seepferdchen und Flugfische”  ( Caballitos de mar y peces voladores) que suenan así:
Tressli bessli nebogen leila
flusch kata
ballubasch
zack hitti zopp

zack hitti zopp
hitti betzli betzli
prusch kata
ballubasch
fasch kitti bimm
......

En el Cabaret Voltaire, el público se apuntaba en una lista para recitar un poema, cantar o en este caso un comerciante de vinos de Berna que toca una canción en el piano. Hans Arp pintó las paredes de  azul y el techo de negro, colgaban algunos cuadros de Marcel Janco en la pared y en las mesas había platos con huevos duros.
El poeta alemán  Klabund (Alfred Henschke) que anteriormente había a compuesto poemas patrióticos, pero ahora pasaba un tiempo en sanatorios suizos debido a las secuelas de una tuberculosis, escribió un poema sobre el Cabaret que en su última estrofa dice así:
Un poeta alemán canta francés,
El rumano suena siamés. 
Florece el arte ¡Aleluya!
Un suizo hubo acaso en la bulla (1)
El suizo, J.C. Heer (Jacob Christoph Heer)  cuenta Emmy “fue nuestro fiel huésped, casi todas las tardes barría con su capa macferlán, mirando alrededor, un número de vasos de la mesa, que él siempre pagaba a gusto”.
 En la imagen: Al piano, comerciante de Berna, debajo dos mujeres desconocidas, Emmy Hennings, Tristan Tzara, Klabund, J.C. Heer y Hugo Ball, al fondo gente desconocida.
(1) Sarmiento, José Antonio, Cabaret Voltaire, Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2016

En abril de 1919 se celebró el último espectáculo Dada en Zúrich, ya quedaban pocos, se fue disolviendo el grupo inicial, a finales de año, los Janco estaban en París, Arp aún no podía viajar no era ni francés ni alemán y Tzara, para que no desapareciera Dada de la escena suiza, inventó una noticia falsa; envió a todos los periódicos de suiza una nota de prensa , primero un avance informativo, (una Fake tan de moda ahora) “Un duelo sensacional... Ayer tuvo lugar un duelo a pistola en el Rehalp, cerca de Zúrich entre Tristan Tzara conocido fundador de Dada y el pintor dadaísta Hans Arp, se dispararon cuatro balas, y la cuarta rozó ligeramente a Arp en el muslo izquierdo .... Picabia había venido desde París para actuar como padrino de Arp y que para Tzara desempeño el escritor suizo J.C. Heer”. La mención de Heer (Jakob Christoph Heer 1859-1925) dio verosimilitud a la noticia, pues era un personaje muy respetable y se hizo muy famoso después de este suceso.  Ball cuenta que siempre asistía al Cabaret Voltaire, ya muy viejo con  su enorme abrigo pasando entre las mesas y rozando los vasos de vino. La prensa desmintió al día siguiente el suceso, ya que Heer no se encontraba en Zurich y era extraño que se prestara para una actividad del todo ilegal. Poco después Tzara se fue a París invitado por Picabia.

Man Ray prepara el temporizador de la cámara para hacer una foto de grupo desde las cajas de Persil de unos cuantos expatriados estadounidenses en la salida del Jockey Club de París en noviembre de 1923. Fila superior : entre otros; Bill Bird a la izquierda ,  Smith, Les Copeland,  Hilaire Hiler, y  Curtiss Moffit .Fila del medio: Kiki de Montparnasse, Martha Dennison,  Jane Heap, Margaret Anderson y Ezra Pound. Fila inferior: Mina Loy, Tristan Tzara y Jean Cocteau

 Emmy Hennings y Hugo Ball delante de “la  Lechería”, la Taberna holandesa, Spiegelgasse un par de días antes de la inauguración de la Taberna de Artistas Voltaire. En la pared cartel de Marcel Slodki, Zúrich, febrero de  1916.

Un poco más de Dada, Hans Richter fotografía al fotógrafo que fotografía a  Emmy Hennings y 
Hugo Ball. Zúrich 1916.